lunes , 26 agosto 2019
Inicio / Destinos Turísticos / EXTREMADURA EXPERIENCIAS, DE HERVÁS AL JERTE POR PUERTO HONDURAS

EXTREMADURA EXPERIENCIAS, DE HERVÁS AL JERTE POR PUERTO HONDURAS

     Extremadura experiencias, de Hervás al Jerte por el puerto de Honduras, una de las rutas más espectaculares de Extremadura en cualquier época del año.

     En invierno podemos disfrutar de magníficos paisajes desde cualquier punto de la ruta gracias a la ausencia de hojas en los bosques que atraviesa. En primavera gozaremos con la vuelta a la vida de sus árboles, con la belleza de la floración del matorral de las partes más altas y, si tenemos suerte, con el manto blanco que cubre el Valle del Jerte. En verano pasaremos por los espectaculares túneles naturales que forman robles y castaños y descubriremos plagado de rojo el valle cereza. Y en otoño pasaremos por los mismos túneles ya plagados de hojas y castañas y descubriremos la enorme variedad de colores ocres de los bosques de los dos valles.

 de-hervás-al-jerte-barrio judio-de-hervás

     Proponemos hacer la ruta en dirección de Hervás al Jerte, empezando después de disfrutar el día anterior de los múltiples atractivos que ofrece la capital del Valle del Alagón. Conoceremos su Barrio Judío, una de las juderías mejor conservadas de España. Fue declarada Conjunto de Interés Histórico en 1969 y está incluida en la Red de Juderías de España. El barrio es un conjunto de calles estrechas y casas con enormes balconadas construidas con madera de castaño, adobe y granito, muy bien conservadas. Disfrutaremos con la visita a sus museos y con el recorrido por alguno de los múltiples senderos que transcurren por su espectacular entorno.

     El viaje podemos iniciarlo a cualquier hora en cualquier estación del año, aunque en invierno es preferible iniciarla a media mañana para evitar el frío y el hielo y conocer previamente si el puerto no está cortado por la nieve, consultando la web de la Dirección General de Tráfico.

     La ruta, de 35 kilómetros aproximadamente, nos cautivará en todo el recorrido de Hervás al Jerte . Desde el inicio nos sorprenderán los tupidos bosques de castaños que llegan hasta las últimas casas de la localidad. Subiremos varios kilómetros bajo las copas de los castaños que poco a poco serán sustituidos por los robles. La frondosidad de ambos nos impedirá, salvo en invierno, apreciar la altura que vamos ganando y los diversos paisajes que podemos apreciar en cada curva. Poco a poco los árboles van disminuyendo hasta que llegamos a la zona de matorral desde donde podemos contemplar el increíble paisaje que dejamos atrás: las sierras que ocultan Las Hurdes, las extensas llanuras de las tierras de Granadilla y el embalse de Gabriel y Galán que la rodea, las lejanas cumbres de la Sierra de Gata. Cuando llegamos a la cima, podemos apreciar el increíble desnivel de esta sierra, pues en sólo unos kilómetros pasa de los 1.430 metros del puerto a los 400 metros de las llanuras que contemplamos a  nuestros pies.

     Al volver la vista, comprobamos que el paisaje que nos espera en el descenso es totalmente distinto. Al otro lado no existe una llanura, sino un estrecho valle encajonado entre la sierra que estamos y otra de semejante altura, la Sierra de Tormantos, última estribación de la Sierra de Gredos. Una sierra con una tupida vegetación de robles y castaños que llegan casi hasta la cima.

     Los primeros kilómetros de bajada transcurren por una zona de matorral parecida a los últimos de la otra vertiente. Pero pronto el paisaje empieza a ser diferente y encontramos las primeras plantaciones del símbolo del valle, el cerezo. Desde esa altura hasta la misma orilla del río Jerte, nuestra ladera y la de enfrente se puebla con millones de árboles que ofrecen un atractivo incomparable en cualquier época del año. En verano cubren de verde el valle, acompañando al verde de robles y castaños. En primavera, cuando florecen, extienden un manto blanco por las laderas y el cauce del río. En otoño, el ocre de sus hojas se une al de los robles y castaños, creando unos matices cromáticos asombrosos. Y en invierno, la ausencia de hojas nos permite descubrir los increíbles bancales en que se asientan, verdaderas obras de arte con piedra para contener la tierra que permite su cultivo.

 de-hervás-al-jerte-bancales de cerezos

     Pronto descubrimos el otro gran atractivo del Valle del Jerte, el agua, que fluye abundante y cristalina por  las numerosas pozas y cascadas que jalonan el recorrido de las gargantas. Existen numerosas gargantas que bajan el agua de las cimas hasta el río, pero la más popular y fascinante de todas es la Garganta de los Infiernos, enclavada en la Reserva Natural del mismo nombre, y de la que se puede disfrutar paseando por sus senderos o bañándose en sus famosos “pilones”, pozas escavadas por la erosión en enormes rocas graníticas.

     Pero los atractivos del valle no son sólo naturales. Los once pueblos en que residen sus habitantes sorprenden a los visitantes por la buena conservación de sus cascos históricos, con sus calles estrechas, sus iglesias y casas señoriales de granito y sus casas populares de adobe y madera. Pueblos cuyos vecinos siguen afanándose por conservar, no sólo su patrimonio arquitectónico, sino también sus fiestas y tradiciones, entre las que destaca por espectacular y conocida el Jarramplas, que cada enero se celebra en Piornal.

de-hervás-al-jerte-pueblo-de-jerte

     Para encontrar los mejores alojamientos de Hervás al Jerte te recomendamos la web Extremadura Ofertas Turismo y para comprobar lo que puedes descubrir te ofrecemos el vídeo de vídeo Valle del Ambroz. Norte de Cáceres de Atuva y el vídeo  El Valle del Jerte y sus pueblos de Soprodevaje.

de-hervás-al-jerte-oferta-valle-del-ambroz  de-hervás-al-jerte-oferta-valle-del-jerte

Check Also

EXTREMADURA EN OTOÑO, LA VERA

     Extremadura en otoño, La Vera, para disfrutar de sus bosques, montañas, pueblos, manjares …