domingo , 25 agosto 2019
Inicio / Destinos Turísticos / EXTREMADURA PISCINA NATURAL, AÚN PUEDES DISFRUTARLA

EXTREMADURA PISCINA NATURAL, AÚN PUEDES DISFRUTARLA

     Extremadura piscina natural, aún puedes disfrutarla como las miles de personas que lo han hecho ya este verano. Las piscinas naturales pueden ser zonas de baño formadas por la propia naturaleza, pequeñas pozas escavadas en la roca por la erosión del agua que baja por las empinadas gargantas o charcos formados por el arrastre de su fondo en alguna avenida. En otros casos el hombre ayuda a su formación levantando pequeños diques para retener el agua y que estas zonas adquieran cierta profundidad, pero sin interrumpir su continua entrada y salida.

Extremadura piscina natural, aún puedes disfrutarla. La Vera. Garganta Mayor

     Dependiendo de sus condicionantes personales y familiares, de sus gustos y aficiones, cada persona tiene un modelo preferido, regresando al del año anterior o buscando uno nuevo entre la numerosa oferta existente. Pero todos los que las han probado suelen coincidir en unos aspectos comunes que las hacen especialmente atractivas: sus acogedoras orillas, ya sean cubiertas de espesa vegetación o abiertas a espectaculares paisajes; sus aguas cristalinas, que pueden disfrutar en espectaculares cascadas o en pacíficos remansos; la limpieza de sus accesos; la seguridad de sus instalaciones y la proximidad de todo tipo de servicios.

     La mayor parte de estas piscinas naturales se dan en las cinco comarcas del norte de Extremadura: La Vera, Valle del Jerte, Valle del Ambroz, Las Hurdes y Sierra de Gata.

     La Vera se beneficia de la nieve que cada año cae en las cumbres de la Sierra de Gredos, manteniendo un flujo abundante de agua en sus veinticuatro gargantas. Todas ellas bajan rápidas y cristalinas hacia el sur, por lo que tienen fácil acceso desde la carretera que atraviesa la comarca de este a oeste. Una vez elegida, podemos optar por subir garganta arriba, buscando pequeñas pozas menos concurridas o quedarnos en las zonas próximas a la carretera en zonas más amplias y próximas a todo tipo de servicios: hoteles, casas rurales, apartamentos, campings, restaurantes.

     En el Valle del Jerte también podemos disfrutar de las piscinas naturales que se forman en las gargantas que bajan de las empinadas laderas de las sierras, formando espectaculares cascadas y escavando grandes pozas en las rocas graníticas. A las de las gargantas, hay que sumar las piscinas naturales del propio río Jerte, formadas en pequeños remansos del río, ayudadas en ocasiones con pequeños muros de contención hechos por el hombre. Muchas de estas piscinas naturales están perfectamente acondicionadas, dotadas de cómodos accesos y rodeadas de todo tipo de servicios, por lo que suelen ser muy concurridas.

     El Valle del Ambroz dispone de piscinas naturales en la mayoría de sus pueblos, aprovechando las gargantas que bajan de la vertiente norte de la sierra. Muchas de las gargantas tienen que salvar enormes desniveles en muy poca distancia, provocando espectaculares saltos de agua que hacen más atractivas las zonas de baño. Esta inclinación tan pronunciada hace más difícil la explotación agrícola de sus orillas, lo que ha permitido la conservación de una tupida vegetación de ribera, muy acogedora en verano.

     Las piscinas naturales de Las Hurdes son distintas, sus aguas provienen de sierras de menor altura y transcurren por valles más abiertos, con menor desnivel. No obstante, en la parte alta de los valles nos encontramos algunas rodeadas de espesa vegetación y en unos parajes espectaculares. En la parte baja aumenta su extensión, parecida en ocasiones a pequeños lagos, y tienen fácil acceso para todo tipo de personas. Además, suelen estar dotadas de todos los servicios para pasar un día agradable y estar próximas a buenos hoteles y restaurantes.

 En la Sierra de Gata nos encontramos también con numerosas piscinas naturales, de diferentes características en función de su altura. En los pueblos de la parte alta de la sierra, nos encontramos con pequeñas piscinas en entornos paradisíacos, rodeadas de tupida vegetación pero con buenos accesos hasta sus inmediaciones. En los pueblos de la parte baja, nos encontramos mayor intervención del hombre que, con escrupuloso respeto del entorno y de las construcciones típicas de la zona, las ha adaptado con fáciles accesos hasta las inmediaciones y al interior de las piscinas, con zonas de hierba y de sombra y con zonas de barbacoa.

     En las cinco comarcas existen numerosos alojamientos de todo tipo y categoría, pero si quieres encontrar las mejores ofertas visita el portal: http://www.extremaduraofertas.com/20-turismo. Y si quieres descubrir piscinas y gargantas con encantos especiales, visita la web: http://descubreextremadura.com/

Check Also

EXTREMADURA EN OTOÑO, LA VERA

     Extremadura en otoño, La Vera, para disfrutar de sus bosques, montañas, pueblos, manjares …