domingo , 20 octubre 2019
Inicio / Destinos Turísticos / VACACIONES EN LAS HURDES

VACACIONES EN LAS HURDES

     Vacaciones en Las Hurdes, una combinación perfecta entre descanso y nuevas experiencias. Una sugerente alternativa a destinos turísticos más conocidos, que supondrá una experiencia inolvidable para quienes buscan tranquilidad, comodidad y la posibilidad de descubrir cada día nuevos y sorprendentes recursos naturales y culturales.

     El descanso está asegurado por la comodidad de sus alojamientos, el sosiego en sus restaurantes, la vida apacible de sus pueblos, el silencio del entorno, las suaves temperaturas, las numerosas piscinas naturales y, sobre todo, la amabilidad de sus gentes.

 las-hurdes-paisaje-y-alquería

     Las nuevas experiencias que se pueden disfrutar de vacaciones en Las Hurdes son numerosas y pueden satisfacer los deseos de cualquier persona que la visite. Si le gusta descubrir nuevos paisajes y disfrutar de vistas espectaculares, puede acercarse a los numerosos miradores estratégicamente ubicados: las Carrascas, entre Riomalo de Arriba y Robledo podrá contemplar las montañas y valles de Las Hurdes y de la comarca salmantina de Las Batuecas, la Antigua, para admirar el meandro el Melero, uno de los símbolos de la comarca, el del Chorro de los Ángeles y el de La Miacera para contemplar sorprendentes los dos saltos de agua de más altura de Extremadura.

las-hurdes-chorro-de-la-miacera

     La comarca ofrece también experiencias interesantes a los amantes de la flora y la fauna. La práctica totalidad de la comarca está declarada Zona de Especial Protección para las Aves, por servir de hábitat a especies tan emblemáticas como la cigüeña negra, el águila real, el buitre negro el azor y el alimoche. La vegetación autóctona de la zona está formada principalmente por enebros, robles, piornos, encinas, alcornoques y madroñales, teniendo reconoció como Árboles Singulares el Enebro de las Mestas, la Madroña de Guijarroblanco y los Tejos del Cerezal.

las-hurdes-pinofranqueado-ovejuela-centro-de-interpretación-de-la-miel

     Para quienes buscan experiencias gastronómicas, Las Hurdes ofrece productos naturales y platos tradicionales muy difíciles de encontrar en otros lugares. La miel de Las Hurdes es famosa por su sabor y por sus diversas variedades monoflorales y multiflorales. El olivo es el cultivo tradicional de la comarca, proporcionando aceitunas y aceites de alta calidad. La cabra ha sido la especie dominante por su perfecta adaptación la orografía hurdana, proporcionando carne y queso muy apreciados. Estos excelentes productos son la base de la gastronomía de Las Hurdes, cuyo plato típico es el cabrito, que se puede degustar de cinco formas diferentes: asado, cuchifrito, en caldereta, guisado, al polen o agridulce.

     Para descubrir estos recursos proponemos cinco rutas que pueden recorrerse en uno o dos días. No son las únicas, pero servirán para conocer lo esencial de esta comarca y para provocar nuestro interés por seguir descubriendo los innumerables tesoros que esconde.

   

     De Pinofranqueado a Riomalo de Abajo

     De Pinofranqueado a Riomalo de Abajo pasando por Azabal, Casar de Palomero, Caminomorisco, Cambrón, Cambroncino y Vegas de Coria. Una ruta por los pueblos de la parte baja de Las Hurdes que recorreremos siguiendo la carretera Ex-204 que une Coria con Salamanca, con pequeñas desviaciones para visitar algunas localidades próximas a esta vía. Es una carretera ancha, de excelente trazado y sin dificultades a pesar de la orografía del terreno, lo que desmiente uno de los tópicos que hace muchos años dejó de ser cierto: la dificultad de acceso a Las Hurdes.

las-hurdes-centro-de-documentación

     Pinofranqueado es el primer pueblo que nos encontramos al entrar en la comarca y siempre se ha considerado como la puerta de Las Hurdes. Es la localidad con mayor número de habitantes, gracias a su privilegiada ubicación y a las numerosas alquerías que existen en su término municipal. La primera visita que debemos hacer es al Centro de Documentación de Las Hurdes, un centro de exposición e interpretación de los elementos que integran la cultura hurdana. El centro dispone de sala de exposiciones, sala de audiovisuales, biblioteca hurdana y oficina de información, que nos proporcionarán una visión general de lo que nos vamos a encontrar en la comarca y de las razones de su existencia y conservación. Después, podemos visitar la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encina, obra de mampostería encalada de entre los siglos XVII y XVIII, y pasear por las inmediaciones de su piscina natural, una de las mayores de nuestra región.

     Si tenemos la suerte de coincidir con la fiesta de La Enramá, que se celebra un domingo a finales de agosto, podremos disfrutar de una fiesta muy especial que se viene celebrando desde hace más de 140 años y que ha sido declarada de Interés Turístico. Consiste en un emparejamiento temporal de mozos y mozas solteros del pueblo, a fin de facilitar futuros noviazgos. La fiesta comienza el jueves antes, con el ritual del sorteo de los mozos. El viernes y sábado, las mozas confeccionan unos preciosos ramilletes a partir de juncos y flores silvestres entrelazadas y atadas con un lazo de seda blanco que le colocan en la solapa a su pareja cuando va a buscarla el domingo. Una vez que están todas las parejas en la plaza, comienza la denominada «Jota del Arco», que consiste en hacer un arco con los brazos de las parejas, pasando por debajo de ellos una tras otra, hasta dar la vuelta completa a la iglesia. Terminada la vuelta, comienza la verbena popular, que cada pareja tiene la obligación de iniciar con un baile.

las-hurdes-casar-de-palomero

     Para llegar a Casar de Palomero nos desviamos ocho kilómetros a la derecha de nuestra ruta y a mitad de camino encontramos Azabal, una de las alquerías de este municipio. Su origen es probablemente prerromano, habiéndose hallado en la zona interesantes grabados rupestres e incluso restos de antiguas explotaciones auríferas. La localidad de Azabal ya aparece citada en algunos textos históricos del siglo XI. El topónimo Azabal parece que tiene un origen prerromano y está relacionado con antiguas lenguas que se hablaban en la península antes de la invasión romana. Los atractivos más singulares de la población son el Barrio de la Fuente, reflejo de la arquitectura popular hurdana, y los petroglifos conocidos como Lagar de la Hoya y La Vegacha del Rozo.

     Casar de Palomero es también una población muy antigua, pues se han encontrado restos neolíticos, como el petroglifo de la Piedra Rueca y el del olivar de la Varituela. Pero su patrimonio histórico más importante son las construcciones que dejaron las tres culturas que convivieron en ella desde la edad media: cristiana, judía y árabe. Aún hoy podemos pasear hoy por las estrechas calles del barrio judío o del barrio árabe y contemplar algunas casas típicas bien conservadas. Incluso podemos visitar la Basílica de la Cruz Bendita, antigua sinagoga, y la Parroquia del Espíritu Santo, antigua mezquita. En Casar de Palomero no podemos dejar de visitar el Centro de Interpretación del Olivo, instalado en una antigua almazara, que ofrece al visitante una información completa sobre la aceituna: cultivo, recolección y transformación en aceite. También expone las propiedades que proporcionan la excelente calidad a los aceites hurdanos, acogidos a la Denominación de Origen Gata-Hurdes.

las-hurdes-caminomorisco-chorrerón-del-tajo

     En Caminomorisco volvemos a nuestra carretera y en el mismo cruce nos encontramos el edificio que acoge la Casa de Cultura y la Oficina de Información Turística, un excelente ejemplo del esfuerzo realizado por conservar los rasgos esenciales de la arquitectura típica de Las Hurdes en las nuevas construcciones. Caminomorisco, hasta el siglo pasado llamado “Las Calabazas”, posee también importantes vestigios de épocas prehistóricas y de la civilización romana. Desde el mismo pueblo, podemos subir caminado hasta la cima de las sierras que lo rodean y contemplar impresionantes vistas de numerosos montes y valles. Y si subimos al nacimiento del río Alavea podemos disfrutar viendo la espectacular caída de sus aguas por el Chorrerón del Tajo. En verano podemos bañarnos en la piscina natural del río Alavea y pasar el día en su cuidado entorno, dotado de mesas y barbacoas.

     Siguiendo nuestra carretera llegamos a Cambroncino, una alquería de Caminomorisco en la que también se han encontrado vestigios de la época romana. La construcción más importante del pueblo es la Iglesia de Sta. Catalina o «De las Lágrimas», construida a principios del siglo XVIII con pizarra y ladrillo visto, siendo considerada como el edificio religioso más atractivo y significativo de Las Hurdes.

las-hurdes-cambrón

     En Cambroncino nos apartamos apenas 5 kilómetros a la izquierda de la carretera principal para llegar a Cambrón, otra alquería de Caminomorisco. En sus alrededores se han encontrado huellas del neolítico como el petroglifo Cancho de las Herraduras. Su entorno es también atractivo por los bosques de pinos, los enclaves naturales de la Garganta y Valle del Arroyo Arrocambrón y el Mirador de la Portilla del Orégano. En esta localidad está el Centro de Interpretación del Agua y el Medio Ambiente, en el que podremos conocer lo más característico de la flora y fauna hurdana.

     Volvemos a nuestra carretera y a pocos kilómetros nos encontramos con Vegas de Coria, junto al río Hurdano, que en este tramo se ensancha, lo que ha permitido acondicionar una gran piscina natural y un atractivo paseo a lo largo de su curso. Junto a este paseo se ha construido la sede de la Mancomunidad, un edificio moderno pero que conserva la tradicional pizarra como elemento arquitectónico principal.

las-hurdes-riomalo-de-abajo-meandro-el-melero-2

     Carretera adelante llegamos a Riomalo de Abajo, última alquería de Caminomorisco. Está situado junto al puente que cruza el río Ladrillar, límite entre las provincias de Cáceres y Salamanca. El principal atractivo del pueblo es su entorno natural plagado de espectaculares paisajes que conforman los bosques y los dos ríos cercanos: el Ladrillar, con singulares zonas de baño, y el Alagón, con espectaculares meandros. Quizás el meandro más famoso sea el de El Melero, que se puede observar desde el Mirador de la Antigua, muy cerca de la población.

     El valle del río Ladrillar

     El del río Ladrillar es uno de los cinco valles que surcan las montañas hurdanas, proporcionando tierras fértiles y facilitando la ubicación de pequeños pueblos y alquerías que conservan la arquitectura tradicional hurdana, adaptada a la difícil orografía del terreno. Es el último valle de la comarca si accedemos por Coria y el primero si lo hacemos desde Salamanca por la Sierra de Francia.

     La primera localidad que nos encontramos al iniciar la subida por el valle es la alquería de Las Mestas, en cuya plaza podemos admirar el Enebro de Las Mestas, declarado árbol singular de Extremadura. Tiene una edad aproximada de 450 años, alcanza los 14 metros de altura y su tronco está libre de ramaje hasta los nueve metros, en que se forma una curiosa copa de forma pendular. También se deben visitar los restos de las antiguas almazaras y la factoría que el Rey Alfonso XIII creó a su paso por la localidad, recientemente rehabilitada para acoger la Hospedería Hurdes Reales.

las-hurdes-ladrillar-las-mestas-hospedería-hurdes-reales

     En Las Mestas desemboca el río Batuecas en el Ladrillar, terminando también el Valle de las Batuecas, que se prolonga en tierras salmantinas. Este valle fue declarado Parque Natural en 1978 debido a que supone un magnífico ejemplo de soto-bosque mediterráneo, poblado de pinos silvestres, castaños, encinas, madroñeras, enebros y acebos, donde perviven especies como la cabra montesa, el buitre negro y el águila real. En este valle debemos visitar el Convento del Santo Desierto de San José del Monte, levantado por los Padres Carmelitas en 1599, y las más de veinte ermitas repartidas por los alrededores a las que se retiraban los monjes para hacer oración; así como los abrigos naturales que albergan pinturas rupestres.

     Llegados a este punto, no podemos dejar de entrar en la provincia de Salamanca y subir a La Alberca por una de las carreteras con mejores vistas de Extremadura. Podemos parar en alguno de los miradores existentes en su recorrido y, al volver la vista atrás, gozaremos de una visión única de las montañas de Las Hurdes y del valle del Alagón. Ya en La Alberca, podremos admirar uno de los conjuntos de arquitectura popular mejor conservados de España, en el que predominan las casas edificadas a base de piedras y entramados de madera, con voladizos que se prolongan hasta casi tocar las casas del otro lado de la calle.

las-hurdes-ladrillar-iglesia

     Subiendo por el Valle del río Ladrillar llegaremos a la alquería del Cabezo, situada en la parte alta de la sierra, proporcionando una vista privilegiada del valle. Unos kilómetros más arriba nos encontramos con Ladrillar, cabeza del municipio, una localidad de apenas 150 habitantes que habitan en barrios escalonados, típicos de las Hurdes. En el casco urbano destaca la una original ermita y en sus proximidades podemos admirar el petroglifo llamado La Pisá del Niño Jesús.

     Aún más arriba, cerca del límite con la provincia de Salamanca, se encuentra la última población del valle, la alquería de Riomalo de Arriba, uno de los pueblos donde mejor se ha conservado la arquitectura tradicional hurdana. Es sin duda la localidad con más patrimonio histórico, ya que prácticamente la totalidad del pueblo mantiene las construcciones típicas hurdanas, basadas en la piedra, la pizarra y la madera. Este hecho ha contribuido a que se instalase en la localidad el Centro de Interpretación e Información de Las Hurdes, en el que se nos ofrece, mediante fotografías y paneles, una completa visión de las tradiciones culturales, artesanales, gastronómicas y de las leyendas y mitología hurdana.

las-hurdes-riomalo-de-arriba-mirador

    Para completar la visita al Valle, debemos subir al Mirador de las Carrascas, en el que podremos contemplar hermosas vistas tanto del valle que hemos recorrido como del inicio del Valle del río Hurdano.

     Por los ríos Hurdano y Malvellido

     La ruta por los ríos Hurdano y Malvellido recorre los pueblos y los paisajes del centro de la comarca, paralela a la del río Ladrillar y que termina en el mismo punto, el Mirador de las Carrascas.

las-hurdes-vegas-de-coria

     Dejamos la carretera comarcal en la alquería de Vegas de Coria, ubicada junto al puente que cruza el río Hurdano, donde se ha construido una excelente piscina natural muy visitada en verano por las excelentes comunicaciones con el resto de la comarca y con la provincia de Salamanca. Subimos por la carretera que discurre junto al río y el primer pueblo que nos encontramos es la alquería de Rubiaco y a su izquierda, atravesando el río, la alquería deshabitada de La Batuequilla, donde podemos visitar la Garganta de Arrobatuequilla, lugar ideal para la observación de buitres, alimoches y cigüeñas negras.

     En pocos minutos llegamos a Nuñomoral, cabeza del municipio del mismo nombre, que engloba a 10 alquerías. El crecimiento de esta población ha afectado negativamente a la conservación de su patrimonio histórico, pero el nuevo edificio del Ayuntamiento ha conservado los rasgos de las construcciones típicas de la comarca. Al inicio de la localidad sale una carretera que sube hasta la alquería de Aceitunilla, una pequeña alquería que conserva la típica distribución de calles y huertas por el escaso terreno accesible.

las-hurdes-valle-de-los-tejos

     A la salida de la localidad, dejamos la carretera que traíamos por el río Hurdano para tomar la que sigue el cauce del río Malvellido, topándonos enseguida con la alquería de Cerezal, considerado el pueblo más frío de la comarca por estar situado en la confluencia de tres ríos: el Hurdano, el Malvellido y el Arrocerezal. Muy cerca de esta alquería se encuentra el Valle de los Tejos, un insólito conjunto de uno de los árboles más antiguos de Europa, que se conserva en un espacio protegido de 13 hectáreas.

     las-hurdes-meandro-del-río-hurdano

Seguimos la carretera junto al cauce del río y llegamos a Martilandrán y La Fragosa, dos alquerías en las que predominan las casas de piedra con cubiertas de pizarra negra y desde las que podemos contemplar espectaculares meandros flanqueados por terrazas y bancales construidos para arañar el máximo espacio cultivable posible.

     La carretera termina en la alquería de El Gasco, conocida por su famoso Chorro de la Miacera, una espectacular cascada de agua de más de 100 metros de altitud, la más alta de las Hurdes. Muy famoso también es el llamado “Volcán del Gasco”, un afloramiento de rocas pumíticas que se creía de origen volcánico, pero que recientes investigaciones lo atribuyen al impacto de un meteorito. La roca porosa de este yacimiento fue explotado hasta hace unos años para el tratamiento de la ropa vaquera y también se ha utilizado para confeccionar pipas artesanales, las famosas «cachimbas» que se pueden adquirir en las tiendas de artesanía de la localidad. No podemos marcharnos sin visitar el Centro de Interpretación de la Vivienda Tradicional Hurdana, que recrea una casa típica y explica sus características mediante fotos y paneles.

las-hurdes-arquitectura-tradicional

     Desde El Gasco volvemos a Nuñomoral para tomar de nuevo la carretera que asciende por la orilla de río Hurdano. La primera alquería que nos encontramos es Asegur, atravesada por el río Hurdano y sobre el que conserva un atractivo puente convertido en el centro de la localidad. Más arriba, nos desviamos a la izquierda de la carretera para visitar tres alquerías que aún conservan viviendas tradicionales: Las Heras, Casa Rubia y La Huetre. En esta última se encuentra el Centro de Interpretación de la Artesanía, en el que se exponen muestras de la tradicional artesanía hurdana; flautas, tambores, cerámica, faroles, utensilios de mimbre.

las-hurdes-centro-de-interpretación-de-la-artesanía

     A continuación volvemos a la carretera y llegamos de inmediato a Casares de Hurdes, conocido como el Balcón de las Hurdes por las impresionantes vistas que se pueden contemplar desde su plaza. Es digno de admirar un antiguo campanario realizado en piedra y que supone uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura tradicional hurdana. En el mismo pueblo podemos disfrutar también del Mirador de las Estrellas, un lugar privilegiado para observar el firmamento ayudándonos de mesas de interpretación de la vía láctea.

     Desde Casares seguimos subiendo y después de unos pocos kilómetros nos desviamos hacia la izquierda para llegar a la presa “Majá Robledo” por una pista forestal en la que podemos disfrutar de un paisaje casi lunar y de unas impresionantes vistas de los meandros del río Hurdano. Volviendo a la carretera, seguimos subiendo y llegamos a Carabusino, un pueblo sorprendente por sus calles escalonadas como los bancales y por la popular “Calleja de los Borrachos”, un buen ejemplo de arquitectura tradicional hurdana.

     Subiendo un poco más llegamos al último pueblo de nuestra ruta, Robledo, la localidad hurdana situada a mayor altitud. Y aún más arriba, alcanzaremos el Mirador de las Carrascas, desde el que se puede contemplar, al norte, los llanos salmantinos hasta Ciudad Rodrigo y, al sur, los valles del río Ladrillar y del río Hurdano, con las espectaculares montañas que los separan y los flanquean.

     Valle del Esperabán

     El Esperabán es uno de los cinco ríos que atraviesan la comarca de norte a sur y en esta ruta nos adentraremos también por los valles de sus afluentes, los ríos Avellanar y Horcajo. Comenzaremos la ruta en Pinofranqueado, localidad que ya describimos antes, donde el río Esperabán se une al río Los Ángeles, consiguiendo un apreciable caudal para mantener todo el verano una enorme piscina natural junto a la localidad que atrae cada año a miles de visitantes. Después de visitar los sitios de interés de la localidad iniciamos nuestro recorrido por la carretera de las Alquerías, la CC-156. En menos de 5 kilómetros cruzamos dos alquerías junto al río Esperabán muy visitadas por los amantes de la pesca, La Muela y Robledo.

     Unos kilómetros más arriba dejamos el valle del Esperabán para seguir a la derecha por el valle del río Avellanar hasta la alquería del mismo nombre. Se trata de una pequeña alquería rodeada de pinos, castaños y cerezos en la que aún se conserva una almazara de aceite tradicional. De vuelta a la carretera, seguimos un par de kilómetros hasta volver a dejarla por la derecha para subir por el valle del río Horcajo, que da nombre también a la primera alquería que encontramos. Desde esta población podemos subir andando al despoblado de El Moral, un buen ejemplo de la arquitectura tradicional hurdana, utilizado antiguamente como cobijo de los rebaños que subían a Salamanca. También podemos bañarnos en su piscina natural o visitar el paraje de la Fuente de la Mora en el Arroyo de Alpuerco.

las-hurdes-pinofranqueado-alquería-la-muela

     A continuación, volvemos a la carretera que sube junto al río Esperabán para visitar las tres últimas alquerías. La primera que encontramos es Castillo, una alquería con restos prehistóricos y romanos en el paraje Los Llanetes. Muy cerca de allí, se encuentra la Madroñera de Guijarro Blanco, un soberbio ejemplar de 10 m. de altura y de 4,7 m. de perímetro de tronco, reconocido como Árbol Singular de Extremadura.

     La siguiente alquería es Las Erías, localidad que ofrece también una excelente muestra de las viviendas tradicionales hurdanas: muros redondos construidas con piedra y barro, tejados de pizarra, balcones corridos y pasadizos altos. Pero la edificación más importante de la localidad es el Arco de probable origen árabe situado a la entrada de la población y que hace pensar en la existencia de una antigua muralla. Muy cerca se encuentran dos petroglifos, grabados sobre rocas del neolítico, el de Las Erías y el Tesito de los Cuchillos.

 las-hurdes-meandros-y-huertos

     Desde Las Erías podemos subir al cerro de La Bolla, donde podremos admirar unas panorámicas espectaculares: al norte Ciudad Rodrigo, al este Las Hurdes y el Valle del Ambroz, al oeste la Serra da Estrela (Portugal), y al sur las comarcas de Sierra de Gata y Tierras de Granadilla. Durante la subida podemos admirar también los asombrosos meandros que hace el río Esperabán y los increíbles cultivos que los hurdanos han conseguido establecer en sus proximidades.

     La última alquería, próxima al puerto del Esperabán que comunica con Salamanca, es Aldehuela, una población con importantes restos prehistóricos y con edificaciones típicas hurdanas, especialmente majadas. Para poder admirar desde la altura el valle del río Esperabán y sus meandros podemos subir al mirador del puerto o seguir el río hasta su nacimiento.

     Ovejuela

     La ruta de Ovejuela es la primera que se encuentra el viajero que llega a Las Hurdes desde Coria. Justo al inicio de la comarca, hay que coger una carretera a la izquierda que nos lleva a esta alquería de Pinofranqueado.

     Esta localidad ya aparece en documentos del siglo XI con el nombre de “Oveiola” y desde el siglo XIII está ligada al Convento Franciscano de Los Ángeles, construido con los materiales típicos de la zona: pizarra, madera y barro. Para llegar a este convento, tenemos que desviarnos a la izquierda unos kilómetros antes de llegar a Ovejuela. En esta misma ruta está el puente de los Machos, sobre el río Los Ángeles, construido a base de pizarra seca sin argamasa, a pesar de lo cual ha seguido impecable hasta nuestros días. Unos kilómetros más arriba se encuentra el mirador para contemplar el Chorro de los Ángeles, con más de 100 metros de caída.

las-hurdes-pinofranqueado-ovejuela-chorritero

     Volvemos atrás para coger de nuevo la carretera de Ovejuela, en la que podremos visitar el Centro de Interpretación de la Apicultura, que presenta una extensa muestra del mundo de la apicultura, con paneles explicativos y utensilios. A continuación podemos subir hasta la magnífica piscina natural y, desde allí, hasta los pies del Chorritero de Ovejuela, una cascada de 50 metros que cae en una hermosa poza de aguas cristalinas ideal para el baño.

     Puedes encontrar las mejores ofertas de alojamiento y restauración en la web Extremadura Ofertas y una información amena y completa en el vídeo Hurdes naturaleza y rutas. Adic-Hurdes.

extremaduraofertas-las-hurdes-hotel-casa-rural-apartamento  las-hurdes-artesanía-buzón-de-madera

extremaduraofertas-lote-paleta-ibérica-de-cebo  extremaduraofertas-lote-sabores-del-jerte

Check Also

EXTREMADURA EN OTOÑO, LA VERA

     Extremadura en otoño, La Vera, para disfrutar de sus bosques, montañas, pueblos, manjares …